jueves, 10 de marzo de 2011

Rendimiento académico y ansiedad

Desde que Yerkes y Dodson (1908) establecieron una relación de “U” invertida entre la ansiedad y el rendimiento y debido a la importancia del tema, las investigaciones llevadas a cabo desde los años 50 para establecer la relación entre ansiedad y rendimiento, han contribuido al desarrollo de distintas teorías, las más representativas son: Teoría de la interferencia atencional Wine (1971) Saranson (1975). Teoría de la reducción de la eficiencia en el procesamiento, Eysenck (1979) Eysenck y Gutiérrez Calvo (1992). Teoría de déficits básicos en capacidad y conocimientos y otras modelos actuales que combinan los principios de las anteriores teorías.
Teoría de la interferencia atencional.
La teoría de la interferencia Atencional o teoría de la Interferencia Cognitivo-Atencional (Wine, Sarason y Pierce,). Una de las teorías más difundidas y aceptadas, en cuanto a relación ansiedad y rendimiento académico fue propuesta por Wine (1971) y desarrollada por Saranson (1975-82) y Pierce, 1990).que ofrece una explicación cognitiva, de carácter atencional del deterioro que la ansiedad produce sobre el rendimiento, especialmente durante las pruebas. Según Wine, el efecto debilitador del componente cognitivo en el rendimiento se debe a que el sujeto focaliza la atención en aspectos internos (pensamientos autoevaluativos, y expectativas aversivas (fracaso en la tarea, minusvaloración social y sentimientos de inadecuación) irrelevantes a la tarea y no en la tarea misma. El sujeto en este sentido centra su atención en la preocupación por la propia actuación y capacidad y por el efecto social de su actuación.
En este sentido, según esta teoría el deterioro en el rendimiento laboral, intelectual o académico se debe a un déficit atencional, lo que produce una interferencia en la recuperación del material aprendido o información almacenada en la memoria ya que el sujeto focaliza la atención en claves irrelevantes y no en los aspectos relevantes para resolver adecuadamente la tarea. A mayor nivel de ansiedad mayor focalización de la atención en los pensamientos rumiativos relacionados con evaluaciones irracionales sobre la situación generadora de ansiedad (examen) así como en las manifestaciones fisiológicas productos de éstas, por lo que la atención se desvía de la tarea, perdiendo la persona la concentración en ésta perjudicando así su rendimiento en la misma.
Por otro lado a mayor exigencia atencional requerirá la ejecución de la tarea (tareas o trabajos complejos) mayor sea el descenso en el rendimiento. Ya que el sujeto con rasgo de ansiedad elevada centraría su atención de forma persistente y repetitiva en esquemas cognitivos y pensamientos poco relevantes, bloqueando y limitando así los recursos atencionales necesarios para la ejecución optima de la tarea y por consiguiente el bajo rendimiento. De forma resumida, la teoría de la interferencia Atencional se apoya en los siguientes datos de investigación: La articulación de la ansiedad de evaluación entorno a dos componentes (Liebert y Morris) años 60: Cognitivo (preocupación - worry) y Fisiológico (emocional - emotionality).El primero se refiere a aspectos cognitivos que tienen que ver con expectativas negativas sobre las capacidades de la propia persona, la situación y las consecuencias de una mala ejecución. El segundo se refiere a la percepción que la persona tiene sobre su activación fisiológica ante la situación, la cual se caracteriza generalmente por manifestaciones fisiológicas (tensión muscular, aumento de la frecuencia cardiaca, sudoración, etc.); Introducción del término ansiedad de prueba o ansiedad de evaluación (test anxiety) por Mandler y Sarason (1952) para referirse a el estado de ansiedad como reacción especifica y transitoria en la cual el sujeto se siente valorado en función de su rendimiento o su capacidad dando lugar a preocupación por el fracaso, bajo rendimiento en la tarea, percepción negativa de la propia capacidad, tensión, etc. A más presión en las situaciones de prueba peor rendimiento presentan los sujetos con elevado rasgo de ansiedad; Interacción entre la dificultad de la tarea y el rasgo de ansiedad sobre el rendimiento. (Taylor y Spence).
La teoría de la interferencia centra su base explicativa de la ansiedad en los exámenes en la preocupación por el posible mal rendimiento en la tarea y las consecuencias derivadas de ello al igual que la teoría de la eficiencia (Eysenck y Gutiérrez Calvo) (1992), aunque defiere de esta principalmente en la distinción entre eficacia en el rendimiento y la eficiencia en el procesamiento. Ambas teorías asumen que el deterioro en el rendimiento y/en la eficiencia se debe a una reducción transitoria en la capacidad de procesamiento disponible para realizar la tarea, reducción que dura mientras se generan pensamientos de preocupación. Al contrario de lo que plantea la teoría de déficits básicos en capacidad y conocimientos (déficits estables en aptitudes básicas del sistema cognitivo) .A pesar de ello diversos autores plantean en la actualidad un modelo de procesamiento que combina principios de ambas teorías ( Interferencia y déficit) considerando el deterioro en el rendimiento académico debido a la ansiedad como la consecuencia tanto de problemas de almacenamiento y organización de la información como a problemas en la recuperación de la información almacenada. De ahí la distinción de dos tipos de estudiantes con ansiedad ante los exámenes: aquellos con buenas técnicas de estudio y problemas en la recuperación del material aprendido, y aquellos con malas técnicas de estudio y problemas en el almacenamiento y organización de la materia (Naveh-Benjamin,1991).